miércoles, 11 de abril de 2012

Ángeles y el taller de mis secretos_ Angels and the Workshops of my secrets


El Baúl de mis secretos
100 x 100 cm.
abril 2012 

Una tarde cualquiera de cualquier día, en esas horas que parecen pensadas para adormecer el pensamiento cansino y la sin razón. Hurgué entre “el que hago aquí”, y pensando en lo que soy, lo que fui . . . o sigo siendo.

Entre la fatiga moral y la apatía, me rendí embargado en un recuerdo donde guardaba aquellos secretos inconfesables que hasta yo negaba al recordar, menos reconocer que los alentaba ferozmente alojados en un baúl donde se mezclan, se acomodan en el lugar menos adecuado de nuestra personalidad, y como la materia, ni se destruyen ni desfallecen en su intento de salir o destacar. Sólo se transforman en lo que en ocasiones se les antoja, sin pedir permiso ni perdón.

Agotado y rendido por aquel servilismo a mis secretos. Abrí el Baúl dejando entrar una brisa que mecía mi desaliento y que sólo yo comprendía, refrescando mi futuro.

No esperes a que nadie abra tu Baúl . . . como en una gran obra de teatro y máscaras, cada secreto es un pequeño títere que debe salir a escena y saludar a su público, formando parte de nuestra pequeña farándula.

Kalatea

No hay comentarios: